A nivel mundial, 1.500 millones de personas viven con pérdida auditiva

 La pérdida auditiva, a la que los expertos llaman “hipoacusia”, se refiere a la disminución de la capacidad de escuchar sonidos y entender palabras. De acuerdo con lo proyectado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el año 2050, casi 2.500 millones de personas en todo el mundo vivirán con algún grado de pérdida auditiva o, dicho de otro modo, una de cada 4 personas.

Las causas de este problema pueden ser variadas. El fonoaudiólogo de GAES Chile, Luciano García nos detalla: “La hipoacusia puede ser congénita (es decir, debido a factores hereditarios o problemas desarrollados durante el embarazo o el parto) o adquirida (es decir, debido al envejecimiento, algunas enfermedades infecciosas o el abuso de sustancias como el alcohol y el tabaquismo). La pérdida auditiva más frecuente es en las personas de la tercera edad, debido al envejecimiento natural del sistema auditivo. De hecho, se estima que 1 de cada 3 personas mayores de 65 años tiene algún tipo de problema para escuchar. Y, por otro lado, según varios estudios científicos, la diabetes duplica el riesgo de desarrollar problemas auditivos. Se estima que el 45% de las personas que sufren de diabetes también sufren de pérdida auditiva, frente al 20% de los no diabéticos”.

La pérdida auditiva puede ser leve, moderada, moderadamente grave, grave o profunda, y puede afectar a uno o ambos oídos. En cualquiera de estos casos, la pandemia y el uso constante de mascarillas ha significado un problema mayor para quienes sufren de hipoacusia, ya que con éstas el volumen de la voz se reduce entre 5 y 10 decibeles, y les impiden leer los labios o fijarse en las expresiones de las caras. Por otro lado, la recomendación estándar de distanciamiento social (1 metro) hace que más difícil la comunicación, ya que la intensidad del sonido disminuye cuatro veces, por cada duplicación de la distancia entre los interlocutores.

Frente a esto, Luciano García, entrega 4 tips para hablar con mascarilla a una persona con problemas de audición:

  1. Idealmente tratar de eliminar el ruido ambiente. Es vital que las personas no reciban estímulos extras de ruido, solamente la conversación.
  2. Evitar hablar rápido. Para una persona con problemas de audición es más fácil comprender cuando se le está hablando lento, y así entender las frases y contexto.
  3. La ubicación física también es relevante. Nos debemos comunicar de manera frontal a la persona, mirando fijamente. Pero respetando las distancias recomendadas para evitar la propagación de la pandemia.
  4. Si la persona no entiende, no es necesario elevar la voz. Se puede repetir la información con otras palabras, pero agregando más detalles.