Con el propósito de promover la participación de los abogados en la defensa de los intereses que representan -evitando de paso gastos innecesarios y tiempo en traslados- el Poder Judicial se encuentra  implementado un plan piloto que permite que juristas de regiones apartadas de la capital puedan presentar sus alegatos ante la Corte Suprema por medio de videoconferencia, mejorando de esta forma el acceso a la justicia.

En este contexto, la Segunda Sala del máximo tribunal del país –presidida por el ministro Carlos Künsemüller e integrada por los ministros Lamberto Cisternas,  María Angélica Repetto y los abogados integrantes Jorge Lagos y María Cristina Gajardo- pudo ver y escuchar en directo el alegato del abogado José Miguel Salazar, que se encontraba a más de 800 kilómetros de distancia, en el tribunal de alzada valdiviano.

Para el ministro vocero de la Corte de Apelaciones de Valdivia, Juan Ignacio Correa, el uso de las tecnologías representa “una ventaja importante, especialmente para los abogados y las partes que quieren presentar alegatos, ya que lo pueden hacer directamente a través de videoconferencia, de esta forma, el abogado se ahorra los tiempos y costos de traslado a un tribuna que está a más de 800 kilómetros de distancia y que pese a hacer el viaje, no se garantiza que los alegatos sean escuchados ese día”.

Por su parte, el abogado Salazar, demandante en una causa de Derechos Humanos en contra del Fisco de Chile, quien pudo comparecer en compañía de su representada, sostuvo que “la posibilidad de poder alegar ante la excelentísima Corte Suprema a través de un sistema de videoconferencia y hacerlo desde el lugar de origen de las partes -en este caso de Valdivia- es un avance extraordinario, no solo por el tiempo que significa el trasladarse desde un punto determinado a Santiago, sino que además, porque el cometido muchas veces no se podía cumplir”.

“Además, la implementación de las videoconferencias permite que pueda estar presente la parte representada, a quien le resulta aún más complejo el poder estar en Santiago cada vez que la causa aparece en tabla. Nos encontramos frente a un verdadero acceso a la justicia, particularmente de las personas que pueden presenciar la forma en que se produce el alegato, ver también a los ministros de la Corte Suprema y a la contraparte, en un lugar mucho más cercano a su domicilio, ya que en este caso mi representada es de Osorno y para ella es mucho más fácil un viaje de una hora, hora y media a tener que viajar a Santiago, de manera que es fabuloso desde el punto de vista del acercamiento a la justicia y para el ejercicio de nuestra labor como abogados”, concluyó el abogado Salazar.

Print Friendly, PDF & Email