Cómo prevenir la “otitis del nadador”

No sólo el Covid-19 debe preocuparnos al asistir a playas y piscinas. La “otitis del nadador” puede hacernos pasar un gran mal rato. Por eso, los especialistas de GAES Chile nos enseñan a cuidarnos.

#elcalbucano

La pandemia del Covid-19 sigue encabezando la preocupación de las personas en cuanto a la salud; sin embargo, con la llegada del verano y las vacaciones aparecen otras enfermedades que también deben preocuparnos. La llamada “otitis del nadador” es una de ellas, ya que, con el aumento de las visitas a playas y piscinas, también se incrementa el número de personas que sufre un fuerte dolor de oídos.

“La piel que recubre el conducto auditivo externo está más expuesta a la humedad y el ingreso de agua debido a los baños veraniegos. Entonces, a veces, se queda retenida en este conducto y favorece la contaminación de la piel de la zona. A partir de esa contaminación o infección, se producen una serie de fenómenos inflamatorios que son los responsables de la sintomatología”, explica el fonoaudiólogo de GAES Chile Luciano García.

Cabe destacar -señala- que hay personas que tienen una mayor predisposición a sufrir de esta enfermedad, entre ellas están:

  • Quienes suelen padecer dermatitis, tener eccemas en la piel o pieles secas que pican. “Cuando ingresa agua en estos casos, y ésta se queda atrapada en el conducto auditivo, macera la piel, la inflama e infecta”, afirma el especialista.
  • También las personas con predisposición a generar tapones de cera. Entonces, en este caso, conviene realizar un chequeo auditivo en los centros GAES o visitar al otorrinolaringólogo para una limpieza de conductos que reduzca las posibilidades de infección, antes de salir de vacaciones.
  • Los niños, debido a la orientación de la trompa de Eustaquio.
  • Y, por último, existen factores anatómicos del conducto auditivo que hacen que el agua quede retenida en el conducto. Las personas mayores y niños que padecen diabetes, además de quienes están inmunodeprimidas son la población más susceptible a la “otitis del nadador”.

¿Cómo evitar el dolor de oídos?

  • Lo principal es no rascarse los oídos, porque al introducir algo al conducto se generan microerosiones en la piel, lo que da lugar a pequeñas grietas y al ingreso de gérmenes. No usar cotonitos.
  • La limpieza de oídos en esta época debe realizarse con un profesional. Nunca en la casa.
  • Es importante secar los oídos después de cada baño. Lo primero es secarse con toalla por fuera del oído. Después, si al llegar a casa se percibe humedad, se puede recurrir al secador de pelo. “Pero sin emitir el chorro de aire caliente directamente al conducto auditivo” advierte García.
  • No se aconsejan los tapones para nadar, porque no evitan que ingrese el agua en un 100%, empujan la cera y causan lesiones en la piel. La excepción es si se sufre de una patología al oído medio y el especialista se lo indicado.

Finalmente, el fonoaudiólogo de GAES Chile advierte que se debe acudir de inmediato al otorrinolaringólogo si se sospecha de una otitis. “La ‘otitis del nadador’ suele causar bastante dolor y si éste se prolonga con el paso de las horas, se debe acudir al especialista para que valore la situación y adopte las medidas adecuadas” indicó.