Semana Mundial de la lactancia

Una responsabilidad compartida

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna (SMLM) organizada por WABA (World Alliance for Breastfeeding Action).

La pandemia de Covid -19 ha traído grandes consecuencias en el acceso a la lactancia materna, esta no ha sido equitativo. Actualmente, se observa limitaciones por la sobrecarga de los equipos de salud y las instrucciones del distanciamiento social, lo cual hace que las familias lactantes sean vulnerables a la industria de sucedáneos de leche materna.

Para Daniela Oyarzo, enfermera UST y especialista en el tema, “el lema de este año: “Proteger la lactancia materna, una responsabilidad compartida” refleja justamente lo que estamos viviendo con la pandemia es vital el apoyo familiar y comunitario en este proceso, evitando la discriminación de las madres en todos los ámbitos, además, fomentar e impulsar políticas públicas equitativas de igualdad”.

“Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han demostrado los beneficios de esta práctica sobre la salud materno infantil: el contacto piel con piel después del parto, el inicio de la lactancia precoz, el alojamiento conjunto de la madre y recién nacido son situaciones que  han pasado a segundo plano por la instauración de nuevos protocolos durante la pandemia, que sumado al desconocimiento sobre los mecanismos de transmisión del virus, así como sus riesgos potenciales, han  influido en la toma de decisiones, que claramente han sido perjudiciales para el binomio madre-hijo”, sostuvo la especialista.

Oyarzo aclara que “hoy la evidencia es limitada respecto al virus SARS-Cov 2 y la lactancia, no se ha identificado presencia del virus en leche materna, la leche materna es el alimento de preferencia para los recién nacidos, entrega inmunoglobulinas que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario de los niños y niñas amamantados. Los beneficios superan los riesgos, por tanto, no es una limitante amamantar en caso de haber contraído el virus, mientras se tomen las acciones de higienización de manos, uso correcto de mascarilla, no habría riesgos, al contrario, solo beneficios para el niño amamantado.

Datos de la lactancia materna

La evidencia actual disponible afirma que la lactancia materna exclusiva es el alimento ideal durante los primeros 6 meses de vida de los bebes y luego debe mantenerse completada con alimentación solida hasta mínimo los 2 años. A pesar de estas recomendaciones y de los múltiples beneficios descritos para la salud infantil, salud materna y sociedad, las tasas de lactancia materna en el mundo alcanzan un 41% de los lactantes menores de seis meses amamantados exclusivamente.

Nuestro país registra una prevalencia al sexto mes, año 2021, de un 61% (dato obtenido de la población bajo control en el sistema público). Si bien el dato es alentador, da cuenta de todos esfuerzos realizados en el sector salud, por fomentar y priorizar esta práctica de alimentación natural, la cuales deben ir acompañadas de políticas e inversión pública. Nuestro país ha avanzado en esta materia con la implementación del postnatal parental, implementación del código de sucedáneos, postnatal de emergencia durante la pandemia, clínicas de lactancia materna en los centros de salud primaria, entre otros.

Espacio de reflexión y análisis

La Universidad Santo Tomás, haciéndose parte de esta responsabilidad compartida por la lactancia materna, desarrollará durante los días 5 y 6 de agosto 2021 la TERCERA CONFERENCIA DE LACTANCIA MATERNA UST, organizada por las sedes PUERTO MONTT- TEMUCO, “LACTANCIA MATERNA EN PANDEMIA SARS-COVID 19: APRENDIZAJES Y DESAFIOS DEL EQUIPO DE SALUD”.  En estas jornadas se abordarán temáticas relevantes para el manejo de los equipos de salud durante la pandemia, también se presentarán experiencias de centros de salud de las regiones de la Araucanía y de Los Lagos, relacionados a la atención y manejo de sus clínicas de lactancia, durante esta pandemia.