El Servicio Nacional de Aduanas interceptó a un camionero argentino que intentó ingresar al país con un millonario contrabando de celulares y baterías, artículos que escondía en el sector de la litera y tablero de la cabina y en las cajas de herramientas exteriores.

Un equipo de fiscalizadores de la Aduana Regional de Punta Arenas concretó este procedimiento en el paso fronterizo San Sebastián, en la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, luego de controlar al conductor H.W.A., de 53 años, quien viajaba desde Río Grande a Río Gallegos.

Al intentar ingresar en tránsito a Chile para llegar a su destino final en Argentina, la aplicación de perfiles de riesgo por parte de los fiscalizadores aduaneros dio paso a una revisión más detallada de vehículo.

Fue así como se descubrió el contrabando de 417 teléfonos marca Motorola modelo KR40; 840 baterías marca LG; 530 baterías marca Lenovo; y 400 baterías marca Motorola. Este cargamento ilegal fue avaluado en $28 millones.

El Director Regional (s) de la Aduana de Punta Arenas, Cristian Merino, explicó “que estos controles permiten proteger las fronteras del país del ingreso de mercancías de lícito comercio, que al no ser presentadas a la Aduana pretenden defraudar la hacienda pública”.

Merino agregó que “este es un rol muy importante que ejercen nuestros funcionarios en cada punto fronterizo o control, porque es la forma en que apoyamos el comercio legal y el desarrollo económico y del comercio exterior”.

Print Friendly, PDF & Email