Pedro Díaz Polanco

Director de la Escuela de Administración Pública.

Universidad Austral de Chile

 

Los desmanes en Santiago y regiones, han dado lugar a numerosos diagnósticos. Al escuchar algunos de estos, especialmente los realizados por algunos políticos adscritos a distintos partidos, es posible evidenciar la hipocresía de la denominada clase política. Estas figuras han señalado que los desmanes no pueden atribuirse al alza en la tarifa del Metro, sino a la desigualdad que existe en nuestra sociedad.

Según estas figuras políticas, la desigualdad es un vicio que debe ser corregido a la brevedad, agregando una autocrítica asociada a la inacción legislativa y al no haber sabido representar el sentir ciudadano. Esta “nueva forma de ver la realidad” por parte de la clase política no merece ser aplaudida, ya que es instrumental a un contexto  de malestar que es desconocido para el país y que es amenazante para el poder que ellos han tenido y del que han usufructuado durante años.

A su vez, buena parte de la ciudadanía no sólo condena la violencia presente en este levantamiento social, sino también apoya el fondo de las reivindicaciones y que refieren a terminar con los abusos que están legitimados por un sistema que ha sido avalado por los diferentes gobiernos y por parlamentarios de distintas bancadas.

Ante esto, la solución al problema de fondo nunca ha estado en el levantamiento social, sino en la responsabilidad cívica y en un voto hecho con rigurosidad y capaz de reconfigurar el modelo social en el que vivimos, en donde la dignidad de las personas no quede condicionada por la ley, sino protegida por ella.