Se redefinirá la visibilidad de los empleados

A medida que los empleadores exploran modelos de puestos de trabajo presenciales, totalmente remotos e híbridos, buscarán nuevas oportunidades para aumentar la visibilidad de los empleados y comprender mejor las necesidades de una fuerza de trabajo dispersa. Según el estudio “People at Work: A Global Workforce View” del Instituto de Investigación ADP, en el plazo de un año, el COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la ubicación de los trabajadores. De hecho, tres cuartas partes (75%) de la fuerza de trabajo global ha hecho cambios o planea cambiar cómo o dónde vive, y ese porcentaje es aún mayor (85%) entre la Generación Z. Además, ADP encuestó a pequeñas y medianas empresas estadounidenses y descubrió que el 66% tiene un modelo de trabajo híbrido.

Para fomentar la conexión en ausencia de proximidad física, los datos de las personas arrojan luz sobre el compromiso y el rendimiento, ayudando a los directivos a tomar las acciones adecuadas para apoyar a un equipo remoto o híbrido de alto rendimiento. Esta nueva dinámica basada en la confianza mutua ayudará a impulsar el compromiso y el rendimiento de los empleados. El ADP Research Institute descubrió que los empleados estadounidenses que confían tanto en sus compañeros de equipo como en su líder son siete veces más propensos a sentirse fuertemente conectados con su organización.

Las personas y el propósito impulsarán la cultura del lugar de trabajo

A medida que los empleadores buscan formas de impulsar la inclusión en medio de los nuevos modelos de trabajo, la conexión se convertirá en una medida de la cultura de la fuerza de trabajo. El Instituto de Investigación de ADP descubrió que, los trabajadores estadounidenses que se sienten fuertemente conectados con su empresa tienen 75 veces más probabilidades de estar plenamente comprometidos que los que no se sienten conectados.

Dado que la conexión impulsa el compromiso, los empleadores tendrán que centrarse más en su gente y reflexionar sobre el propósito más amplio que une a su fuerza de trabajo. La flexibilidad de la plantilla se extenderá más allá de los límites percibidos y los empresarios adoptarán iniciativas centradas en las personas para construir un lugar de trabajo en el que todos puedan prosperar. Además, las estrategias de diversidad, equidad e inclusión evolucionarán para impulsar un progreso real y medible.

La fiabilidad de los datos y la experiencia impulsarán la resiliencia

Si los empleados siguen siendo remotos e híbridos, las consideraciones operativas y de cumplimiento aumentarán, añadiéndose a un entorno normativo ya complejo. De hecho, la serie de encuestas de RRHH de ADP con la externalización de RRHH descubrió que casi el 20% de las empresas estadounidenses con entre 25 y 99 empleados, admiten que actualmente se enfrentan a retos relacionados con el cumplimiento y la normativa, que pueden aumentar a medida que cambien las regulaciones. Para avanzar, los líderes confiarán más en los datos en tiempo real para abordar el cumplimiento de forma proactiva y guiar la toma de decisiones.

Los datos de calidad serán clave para proporcionar a las empresas la confianza que necesitan para actuar. Por ejemplo, para gestionar mejor las políticas de reincorporación al puesto de trabajo, incluyendo el seguimiento y las pruebas de vacunación, los empresarios están recurriendo a datos oportunos de personas.

Una mayor innovación acelerará el crecimiento

A medida que los modelos de negocio evolucionan en medio de los cambios globales, las empresas recurrirán a la tecnología para impulsar la eficiencia y ampliar las capacidades, eliminando el trabajo de las tareas y enfocando los esfuerzos en las iniciativas estratégicas de crecimiento. Esta digitalización beneficiará tanto a los empleadores como a los empleados, ya que éstos buscan mayor flexibilidad y control en su experiencia como empleados.

Con la evolución de los roles, un aumento de la contratación basada en las habilidades impulsará aún más la innovación. El estudio “People at Work: A Global Workforce View” del Instituto de Investigación ADP ha descubierto que más de uno de cada cuatro trabajadores (28%) afirma haber asumido una nueva función o haber cambiado de función debido a los cambios en el mercado laboral. La cifra aumenta al 36% para los trabajadores de la Generación Z.

Tras un periodo en el que los empleados se vieron obligados a recapacitarse, las personas seguirán dando prioridad a sus habilidades y buscando oportunidades para aplicar sus puntos fuertes únicos. Para acelerar el rendimiento, los empleadores tendrán que centrarse en esos puntos fuertes individuales y proporcionar oportunidades para que los empleados desarrollen nuevas habilidades o se embarquen en una nueva trayectoria profesional con más oportunidades de crecimiento. Además, los empleadores también se apoyarán en tecnologías útiles como el aprendizaje automático para identificar a los trabajadores con las habilidades adecuadas en lugares únicos, como los grupos de antiguos solicitantes que previamente se presentaron a otros puestos.

Para más información sobre las tendencias de 2022, visite adp.com/SPARK.

Acerca de ADP (NASDAQ: ADP)

Diseñando mejores formas de trabajar a través de productos de vanguardia, servicios de primera calidad y experiencias excepcionales que permiten a las personas alcanzar su máximo potencial.  RRHH, Talento, Gestión del Tiempo, Beneficios y Nómina.  Informados por los datos y diseñados para las personas.  Más información en ADP.com