En esta cuarentena

Psicopedagoga recomienda jugar con nuestros hijos

“Jugar con ellos potenciará las relaciones intrafamiliares, la autoestima y autoconfianza aumentará, mejoraremos la creatividad e imaginación, aumentaremos la capacidad de concentración ya que ellos deberán estar atentos mientras jugamos con ellos”, explica la Jefa de carrera psicopedagogía de Santo Tomás Puerto Montt. 

La pandemia del COVID19 ha cambiado la vida a todos. Las costumbres cambiaron, se modificaron nuestras rutinas y las actividades habituales dejaron de ser, y en esta realidad los niños y niñas han sido los más afectados, no solo han dejado de ir al colegio, han perdido el contacto con el otro, han dejado de realizar sus actividades habituales, pero sobre todo han dejado de jugar con otros.

En referencia a esto, la psicopedagoga y directora del área educación del Instituto Profesional y Centro de Formación Técnica Santo Tomás Puerto Montt, Andrea Cárdenas, explica que para los niños el cumplir la cuarentena implica reprimir sus movimientos y la capacidad de explorar, por lo que es trascendental el procurar que no pierdan la capacidad de jugar.

“El juego es inherente a la naturaleza infantil. Los niños a través del juego aprenden del mundo que le rodea, se prueban a si mismos, encuentran amigos, se desarrollan intelectualmente. Hoy, la cuarentena ha puesto en stand by a la niñez, poniendo a más niños delante de una pantalla, sin la posibilidad de descargar el exceso de estímulos que están recibiendo. Las restricciones a las que se han visto sometidos pueden afectar el estado de ánimo y poner mas ansiosos e irascibles a nuestros niños y niñas” explica la profesional.

Entonces, ¿qué podemos hacer para que nuestros niños se sigan desarrollando y jugando en este nuevo contexto?, Cárdenas invita a no solo a centrarse en las tareas escolares, sino a dar cabida al juego ya que a través de este también se aprende y ese aprendizaje puede ser muy significativo porque se realizará en una situación que es natural para el niño.

Ante lo recién planteado la profesional entrega algunos consejos:

  • Dentro de la rutina diaria instalar un horario definido para jugar libre y espontáneamente. De esta manera estaremos estimulando el propio desempeño del niño(a) y donde el aprendizaje es realizado por el o ella y no por el adulto. Los importante es contar con un espacio libre de objetos que puedan dañar la integridad del menor.
  • Hoy más que nunca el material reciclado es un gran aliado, un niño no necesita de un juguete sofisticado o de un material de marca para jugar. Con las cosas mas simples es capaz de crear grandes cosas. Por lo tanto, papel de diario, calcetines viejos, botellas de distintos tamaños, tapas, cilindros de cartón de papel higiénico o de toalla de papel, envases de yogur, cajas de distintos tamaños, etc. nos serán de gran utilidad a la hora de jugar.
  • Brinde, entre una tarea académica y otra, la posibilidad de jugar.
  • No solo brinde espacio para el juego en solitario sino también dese el tiempo de jugar con su hijo(a).

Para finalizar la psicopedagoga resalta que; “Jugar con ellos potenciará las relaciones intrafamiliares, la autoestima y autoconfianza aumentará, mejoraremos la creatividad e imaginación, aumentaremos la capacidad de concentración ya que ellos deberán estar atentos mientras jugamos con ellos. No solo tendrá la oportunidad de mostrar a sus hijos el “yo” más amable, sino que jugar juntos permitirá educar en valores, conocernos y mejorar la comunicación con ellos”.

“Muchos padres tienen miedo a jugar con sus hijos(as) porque se sienten inseguros o no saben cómo hacerlo. Para que el jugar juntos sea una experiencia grata, le sugiero: Sentirse participe del juego; ponerse a la altura del niño(a), ya que jugar con un niño implica entenderlos desde su misma posición; respetar su tiempo de juego con nosotros, dedicarle tiempo al juego sin estar pendiente de otras situaciones; permitirles ejercer su libertad y creatividad, no seamos nosotros los controladores del juego; entre en su mundo, trate de comprender la lógica que tiene el niño(a), por lo tanto debemos amoldarnos a la realidad del juego”. “Pasar tiempos con nuestros hijos y jugar con ellos es una oportunidad para ser partícipes en su crecimiento y desarrollo. Jugando con ellos les estamos demostrando que son personas valiosas y les ayudaremos a convertirse en personas seguras. Hoy mas que nunca el juega es una instancia liberadora”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email