Desde que la pandemia de Covid-19 comenzó a afectar al mundo y a Chile, el uso de mascarillas se hizo habitual. De hecho, la población empezó a utilizar las desechables, de emergencia, la N-95 e incluso las artesanales hechas con género. Y aunque parecen muy diferentes, en lo que todas coinciden es que tienen el objetivo de protegernos contra el virus.

A diario escuchamos sobre la importancia del uso de este accesorio sanitario que, al parecer, llegó para quedarse por un tiempo prolongado. Sin embargo, vale la pena mencionar que su uso adecuado también es fundamental en la prevención de la enfermedad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es imprescindible usar de manera correcta este producto. Algunos de los consejos que entregan son, por ejemplo, que antes de ponerse un tapaboca, hay que lavar muy bien las manos para eliminar cualquier rastro de contaminación en ellas.

Si las manos están limpias, la entidad recomienda no tocar las áreas de la mascarilla que están en contacto con la cara. Y, luego, tener mucha precaución al coger las tiras que van a las orejas o detrás de la cabeza y colocarlas sobre nariz y boca.

La OMS también advierte que es muy importante a la hora de retirarla, tomar las tiras de sujeción, desatarlas y soltarlas con extremo cuidado. Finalmente, hay que coger la mascarilla por las tiras y botarla a la basura en una bolsa en un recipiente cerrado, para terminar lavándose las manos con mucha agua y jabón.

La entidad junto con diversas entidades vinculadas a la salud, han recalcado que uno de los principales riesgos asociados al uso de mascarillas, es la sensación de falsa seguridad. Por ello, independiente del hecho de utilizar este producto, no hay que bajar la guardia: lavar muy bien las manos, al estornudar o toser cubrir la nariz y la boca con el interior del codo o un pañuelo desechable y cuando la mascarilla es de un solo uso, se debe cambiar apenas esté húmeda y nunca reutilizarla.

Desechables y de emergencia

Dentro de la oferta de mascarillas existen las de emergencia que otorgan protección y son mucho más económicas. Es un producto que se arma fácilmente con dos elásticos que la sujetan, es de paño plisado en forma de acordeón y se autoajusta a la cara tapando completamente la nariz y boca.

Son mascarillas de textura suave, desechables, que no irritan la piel del rostro y el material con que se hicieron, fue sometido a estudios sobre propiedades antibacterianas por Lictex, laboratorio de la Universidad de Santiago, concluyendo su resistencia a las bacterias Escherichia coli y Staphylococcus epidermidis.

 

Se trata de una tela que es un “no tejido” que se caracteriza por tener características filtrantes, que por ejemplo, en caso de que la persona estornude evita el traspaso de las partículas que se expulsan hacia al exterior.

La plataforma www.fullmundo.cl ofrece un kit de 50 de estas mascarillas desechables para armar de tela (Non Wovens marca Top Limp) y contiene 100 elásticos para su armado.

Por otro lado, la tienda virtual también cuenta con mascarillas desechables de tres pliegues, que si bien se usan en sector salud o procesos de manipulación de alimentos, han sido muy demandadas en la población desde el inicio de la pandemia.

Esta mascarilla es un elemento de protección que cubre boca y nariz, y cuenta con una barrera física que protege contra polvo, suciedad y salpicaduras. Por ello, es tan importante no tocarla y si esto ocurriera hay que lavar las manos de inmediato con agua y jabón o alguna solución a base de alcohol.

 

Print Friendly, PDF & Email