La estrategia chilena para enfrentar la pandemia: realidad o ficción.

Quizás, cuando comenzó a llegar a chile el COVID-19; con los primeros infectados, una gran mayoría miramos con incredulidad lo acontecido, pensamos que haría el gobierno, si difícilmente pudo contener el levantamiento social del 18 O.

Si bien es cierto, las medidas que aplico el Gobierno de Chile, para enfrentar esta pandemia, y pensar en un shock transitorio a la economía y no permanente, hasta hoy, según lo reflexionado han resultado un efecto positivo tanto para la población, como para pensar en una reactivación a mediano plazo de la economía.

La empresa financiera estadounidense, JP Morgan, emitió un informe en el comparte mi visión, el Gobierno de Chile ha tomado decisiones acertadas para enfrentar la crisis sanitaria por el Coronavirus.

A simple vista, el último informe, abarca un análisis de los coletazos económicos de la situación en Chile, y sobre todo el análisis de las estrategias que ha tomado nuestro país al respecto.

Todo esto, abala la teoría, de que, con las medidas actualmente implementadas, lo que se busca es que esta interrupción, contracción y/o shock de nuestra economía, sea transitorio y no permanente en comparación con otros países.

Jp Morgan basa su análisis en dos situaciones a destacar, las medidas preventivas que hemos tomado en nuestro país, que nos permitió adelantarnos a la situación y poder reaccionar de manera satisfactoria; y otro punto importante es que se han realizado exámenes preventivos que ha permitido mitigar la propagación del mismo.

Esto sin duda, ha llevado a mantener una tasa alta de infectados pero muy menor de fallecidos.

Esta estrategia, sin duda, nos ha llevado a ser uno de los países preparados para enfrentar dicha pandemia.

La gran disponibilidad de exámenes preventivos implica un rápido crecimiento de personas infectadas.

Como se ve en la Figura 11, Chile tiene el crecimiento más rápido de los casos de COVID-19 desde que se confirmó el primer caso, cuando en comparación con Italia, España y Brasil.

La diferencia, según el informe, es que nuestro país contaba con una capacidad de realizar exámenes desde el primer caso (6 de marzo), ya que el gobierno ha declarado que han estado preparando y desarrollando pruebas desde principios de enero.

Un buen reflejo de esta situación es que, como se ve en la Figura 14, solo el 7.5% de las personas analizadas en Chile están infectadas, en comparación con el 16% en el Estados Unidos y 22% en Italia.

En consecuencia, el informe de Jp Morgan llega a la conclusión correcta cuando mirando el número de muertes, donde Chile tiene números fuertes. Como se ve en la figura 13, Chile solo tuvo 2 víctimas cuando llegó a 1,000 infectados reportados, en comparación con 18 muertes en Brasil y España, 29 en Italia y 36 en los Estados Unidos.

En el frente político, el informe de Jp Morgan confirma que la aprobación del presidente Piñera se ha recuperado del récord mínimos y creemos que la tendencia puede continuar figura 15.

La propagación del COVID-19 cambió la agenda política que anteriormente se centraba en los disturbios sociales y protestas que comenzaron en octubre 18 (el referéndum de cambio constitucional fue recientemente retrasado 6 meses debido al virus), incluso implementando una mesa nacional de distintos actores con el propósito de ir ejecutando acciones que permitan como país permanecer unidos.

En este contexto, la tasa de aprobación del presidente Piñera aumentó al 18% desde el 12% en la parte posterior de cómo el gobierno está tratando la crisis.

J.P. Morgan indica que actualizó su visión sobre el mercado chileno donde ve acciones de empresas altamente golpeadas, una posición relativamente positiva a los commodities por los bajos precios del petróleo que importa y su “respuesta agresiva de estímulo frente al Covid-19”.(1) (villagran, 2020)

Por lo anterior el informe, sobre pondera y mantiene dentro de su selección de acciones chilenas a Cencosud, Parque Arauco y CMPC.

Finalmente, el informe observa con buenos ojos, el avance de la pandemia en nuestro país, y con esperanza y racionalidad esta estrategia inicial, y fundamental para monitorear hacia adelante, ya que podría mejorar el ambiente político en el país una vez que la crisis de COVID-19 termine.

Y es aquí donde el gobierno debe fijar sus fuerzas, para que, sin duda, libremos de buena forma esta pandemia y enmendemos el camino a una reconstrucción económica y democrática de nuestro país.

¡Hasta aquí vamos bien!

 

 

Print Friendly, PDF & Email