Desde EE.UU., Mg. Edgar Girtain, Director Casa de las Artes y la Cultura Universidad Austral de Chile Sede Puerto Montt.

Después de la transición al aprendizaje en línea, un estudiante mío normalmente excelente comenzó a disminuir un poco la calidad de su trabajo, y finalmente dejó de completar tareas. Cuando hablamos por videochat, el estudiante compartió conmigo que desde que comenzaron las cuarentenas, él, como muchos de nosotros, se ha sentido menos motivado para cumplir su trabajo regular. «Cuando me siento en la computadora para trabajar, termino trabajando en cosas que me interesan, y el trabajo en clase suele ser lo último que hago», dijo. Pero eso no significa que haya dejado de ser productivo: unos días después, me envió un correo electrónico con una pieza musical que escribió, que no tenía nada que ver con nuestra clase, pero que sin embargo demostró la ética y la calidad del trabajo que yo había llegado a esperar de él.

No culpo a mi alumno por no completar su trabajo. En todo caso, me alegra ver que estaba aplicando lo que aprendió en clase con sentido al mundo real. En la situación actual, la clase ya no importa como antes. Para él, mi clase es menos relevante. ¡Y eso está bien! Para muchos de nosotros, lo que es relevante para nuestro trabajo y nuestras vidas ha cambiado drásticamente de lo que era hace un mes.

Afortunadamente, creo que también estamos viendo muchas nuevas oportunidades que no podrían haber existido antes. Desde que comenzó la cuarentena, por mi parte, he estado componiendo para ensambles virtuales, o aprovechando la oportunidad de grabar nuevas obras con antiguos colegas a distancia. Ninguna de esas opciones habría sido posible antes de la cuarentena.

Entonces, aunque la cuarentena es temporal, sus consecuencias perdurarán. Por lo tanto, a medida que vemos a las instituciones de todo el mundo meterse en el mundo digital, no creo que duela reducir la velocidad y pensar con cuidado qué es exactamente lo que estamos haciendo antes de saltar de cabeza. En este momento, quizás en lugar de preguntar: «¿Cómo podemos hacer bien todo nuestro trabajo en línea y tener el mismo o mayor impacto?», tiene mucho más sentido preguntar: «¿cómo podemos aprovechar este momento?, y cuando vayamos de vuelta a la normalidad, ¿estaremos un paso por delante?”.

Print Friendly, PDF & Email