Con el objetivo de aminorar los ruidos en la Planta de Elevación de Aguas Servidas, Carmela Carvajal, ubicada en Panguipulli, ESSAL realizará importantes cambios en su infraestructura en beneficio de las comunidades aledañas a la planta.

El Gerente Técnico de ESSAL, Andrés Duarte, explicó que estas medidas implementadas por la compañía permitirán disminuir considerablemente el nivel de ruidos lo que incidirá positivamente en la calidad de vida de la comunidad aledaña a la planta: “Para ESSAL es fundamental no solo dar cumplimiento a la normativa, sino también contribuir a generar una mejorar calidad de vida para los vecinos, queremos reducir al mínimo nuestros impactos y maximizar los beneficios que trae consigo el tratamiento de aguas servidas para la comunidad”.

Las medidas de control de ruido -que fueron comunicadas y analizadas con la
comunidad cercana a la planta- incluyen la incorporación de atenuadores de ruido y
tecnología de punta en cierres y celosías, además de un silenciador de escape de gases
y atenuador de ruido de motores ubicados al interior de la planta. El inicio de los trabajos
está agendado para fines de marzo y se espera que se extiendan por aproximadamente
dos semanas.

En tanto, la segunda etapa del proyecto considera la mitigación de ruidos en la Planta de
Elevación de Aguas Servidas de Roble Huacho, donde también se proyecta la
instalación de un portón acústico, silenciador de escape de gases, atenuador de ruido
interno y escotilla acústica en la fosa de elevación. Estas inversiones ascienden a más
de 45 millones de pesos, las que en el corto plazo impactarán positivamente en el
entorno y los vecinos del sector.

Duarte agregó que “es fundamental el trabajo conjunto con la comunidad, como lo ha
señalado nuestro Gerente General, queremos ser una empresa que crece junto a sus
vecinos, responsable del Medio Ambiente y operando siempre con la máxima
transparencia”.

Print Friendly, PDF & Email