Un equipo de fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas descubrió un caparazón y cola de Quirquincho disecados en la maleta del automóvil de un ciudadano argentino que ingresaba al país a través del Paso Fronterizo Cardenal Samoré.

Basado en la aplicación de perfiles de riesgos para viajeros internacionales, este procedimiento realizado por funcionarios de la Administración de Aduanas de Osorno impidió que esta especie protegida por tratados internacionales llegara a su destino, cumpliendo de esta forma con uno de sus roles en el control fronterizo, que es la protección del patrimonio natural y cultural.

Efectivamente, en este caso Aduanas aplicó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), de la cual Chile es parte desde 1975 y cuya aplicación con mayores sanciones al tráfico ilegal de especies fue actualizada en el 2016.

El Administrador (s) de la Aduana de Osorno, Carlos Villar, explicó que “es muy importante que las personas que viajan al extranjero, ya sea saliendo o ingresado al país, se informen adecuadamente de qué tipo de productos pueden transportar y cuál es la franquicia de viajero a la que puedan acceder, de modo que los controles sean más expeditos y no halla mayores inconvenientes”.

La caparazón y cola de Quirquincho disecados fueron entregados por Aduanas al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), para continuar con los procedimientos administrativos que correspondan.

 

Print Friendly, PDF & Email