Dos pasajeras que no descendieron desde un bus que iba a ser fiscalizado en el paso fronterizo Pino Hachado, alertaron a los funcionarios del Servicio Nacional de Aduanas que estaban cumpliendo con su turno de control y protección de las fronteras.

Al percatarse que la viajera de iniciales F.A.R. y su hermana N.A.R. permanecieron en el bus de patente chilena que ingresaba a Chile desde Argentina, un equipo de fiscalizadores se acercó hasta sus asientos para realizar la entrevista respectiva, señalando que por problemas de salud no podían bajar del bus, por lo que se procedió a la revisión de equipajes.

Fue durante el desarrollo de este procedimiento, realizado en la frontera de la Región de la Araucanía, dentro de una cartera se encontraron 31 municiones marca FM y 104 marca Orbea, todas calibre .22 y sin percutir. Las propietarias de la mercancía señalaron que trasladaban las municiones con la intención de desecharlas entregándolas a las autoridades competentes en Chile.

El Director de la Aduana Regional de Talcahuano, Claudio Cid, señaló que “es de vital importancia que los viajeros que transitan por controles fronterizos, realicen su declaración jurada al momento de ingresar al país señalando todas las mercancías que porten, para evitar este tipo de acontecimientos e infracciones a las leyes vigentes en Chile.”

“En este caso nuestros funcionarios detectaron municiones para armas de fuego que de ninguna forma pueden ser transportadas por viajeros, por el peligro que constituyen para la ciudadanía”, explicó Cid.   

Las 135 balas fueron incautadas por infracción a la Ley N° 17.798, de armas y explosivos, siendo entregadas bajo cadena de custodia a Carabineros de Pino Hachado.

Print Friendly, PDF & Email