Elige Vivir Sin Drogas

Directora Regional (s)

SENDA Los Lagos

América Aguilar Barrientos

 

La última Encuesta Nacional en Población Escolar (ENPE) 2017 elaborada por SENDA, muestra información alarmante respecto al consumo de drogas entre nuestros adolescentes: 1 de cada 3 escolares de nuestro país declara haber consumido marihuana en el último año. Además, sólo 1 de cada 5 cree que consumir esta sustancia de manera frecuente es riesgoso. En materia de alcohol, 1 de cada 3 escolares declaran haber bebido en el último mes

Estos resultados ubican a los escolares chilenos como los primeros consumidores de marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta médica de América. Y respecto al consumo de alcohol, nuestros jóvenes están dentro de los 10 primeros del continente.

Tenemos un record que está lejos de enorgullecernos, por esta razón vamos a combatir con fuerza esta realidad. Y como lo anunció en cadena nacional el Presidente Sebastián Piñera, nuestro país implementará el Plan Nacional de Prevención “Elige Vivir Sin Drogas”, el que se inspira en el exitoso modelo Planet Youth desarrollado en Islandia.

Esta iniciativa busca convocar a un gran acuerdo social que comprometa a todos los actores, esto es, a las autoridades, a las familias, a los establecimientos educacionales, al sector privado y a la sociedad civil en general, con el desafío de prevenir el consumo de drogas entre nuestros niños, niñas y jóvenes.

Además, constituye un cambio importante en la estrategia para prevenir el consumo de alcohol y drogas, ya que no pone el foco solamente en decirle a nuestros niños y niñas lo perjudicial de estas sustancias para su salud y su desarrollo, sino que busca ampliar este foco, interviniendo sus contextos de vida y generando oportunidades, desarrollando proyectos de vida sana que sean una alternativa real al consumo de drogas.

Esta iniciativa trabajará con 4 pilares fundamentales: Familia, Escuela, Buen uso del tiempo libre y Grupo de Pares. Por esta razón, reiteramos nuestro llamado a revertir las lamentables cifras de consumo de  nuestros escolares, mediante un trabajo conjunto del Estado, las familias, los establecimientos educacionales y la sociedad civil.