Obras de Conservación beneficiarán a la comuna de Castro

e trata de la reparación de la Feria Lillo, que cuenta con 118 locatarios y, la conservación de veredas en arterias altamente transitadas en la comuna.

 Las obras de conservación de la Feria Lillo, ubicada en la costanera de la comuna de Castro, provincia de Chiloé, que serán financiadas mediante FNDR, alcanzan un monto de $564.243.000 pesos y beneficiarán a 118 locatarios que desarrollan actividades artesanales y venta de productos de su propia fabricación.

Actualmente, este espacio presenta problemas en su infraestructura como consecuencia de su escasa mantención y antigüedad. En este sentido, el proyecto busca mejorar y promocionar la artesanía Chilota elaborada en lanas, fibras naturales, madera nativa, productos de cestería, entre otras, que ha permitido a los locatarios mejorar las condiciones laborales, socioeconómicas y el fomento del turismo local.

 Es por ello, que las obran contemplan la conservación de la Feria, en cuanto a optimizar el servicio de energía eléctrica, así como evacuación de aguas lluvias, agua potable y alcantarillado. Asimismo, considera la recuperación de los servicios higiénicos, pavimentos, refuerzo de estructuras, cambio de cubierta, accesos, cierre perimetral y ordenamiento de puestos para locatarios, entre otros.

Al respecto, el alcalde de la comuna, Juan Eduardo Vera, valoró el proyecto, con el cual “vamos a reponer definitivamente la Feria Lillo y vamos a transformarla en un solo gran edificio para albergar todas las dependencias que existen en un edificio que, si bien es cierto tiene rasgos de patrimonial, que se ha ido deteriorando en el tiempo. Vamos a hacer un gran proyecto de reposición”, dijo.

Mejores veredas

En tanto, el proyecto de Conservación de veredas Castro Alto, beneficiará de forma directa a 3.759 personas que actualmente viven en las calles de la población Camilo Henríquez, Clara Barton y Galvarino Riveros.

Las obras, que alcanzan un monto de $457.733.000, tienen por objetivo mejorar las condiciones de las veredas del sector, que actualmente se encuentran en mal estado, debido al paso del tiempo y al frecuente uso que se dan a estas arterias viales. Para lo cual, será necesaria la demolición y retiro de elementos dañados como veredas, soleras y excedentes, así como la restitución de veredas peatonales, soleras, accesos vehiculares, bajadas a calzadas y baldosa táctil.

Con respecto a este proyecto, el edil de Castro manifestó que es emblemático para la comuna, ya que son arterias importantes por las cuales se desplazan a diario adultos mayores. “Vamos a reponer y construir veredas nuevas en la avenida Galvarino Riveros (…) y también vamos a empezar a dignificar la calidad de vida de nuestros vecinos de los sectores poblacionales construyendo veredas en dos poblaciones antiguas y emblemáticas de nuestra comuna; población Camilo Henríquez y en Clara Barton”

“Se trata de una gran inversión pública para la comuna, donde queremos agradecer la gestión y el compromiso permanente que hemos tenido de la gestión del intendente”, agregó.

Por su parte, el intendente regional, Harry Jürgensen, sostuvo que como Gobierno Regional está tratando de implantar un sello a los proyectos que se presenten, esto es poder agilizar los trámites para dar mayor rapidez a cada uno de ellos.

Además, destacó la importancia de ambas obras, señalando que en ocasiones las veredas quedan olvidadas en comparación con las calles y, que es justamente en ese sentido, que el proyecto de conservación cobra importancia.

“La Feria Lillo también es importante porque es emblemática, es historia y realmente hay que mejorar la calidad de la misma, las instalaciones de agua, baños, pavimentos y la iluminación también hay que mejorarla”, añadió el jefe regional.