En impuestos…”Al César lo que es del César”

El desafío de cada Gobierno es recaudar más sin aumentar impuestos a la población; en nuestro país el nuevo proyecto de reforma tributaria forma parte de la discusión que los ejes se centran en los impuestos indirectos que graban las transacciones comerciales  (las personas naturales sin giro no recuperan el IVA).  Una medida consiste en gravar impuesto a plataformas digitales por el uso de tecnologías de entretención como por ejemplo Netflix y otras plataformas de uso asociadas a la digitalización y otra definitiva es que las pymes deben  implementar facturación electrónica obligatoria desde febrero de 2018.

Algunos proponen destrabar la discusión de la reforma aumentando impuestos directamente sobre la “Renta” de aquellos mayores ingresos y un porcentaje mayor a aquellos más altos considerados más ricos.

Hoy el impuesto que grava la utilidad de las empresas llega a un 27% mientras que el de las personas que hoy pagan hasta un 35% podría llegar a  un 40%.  En algún momento todos deben pagar de igual manera, tenemos un sistema que nació integrado desde el año 1974 y se mantendrá de la misma forma.

En el contexto anteriormente expuesto los profesionales de la Contabilidad:

  • Somos capaces de abordar situaciones y resolver problemas relacionados al ámbito de tributación de las personas y organizaciones con las que se desenvuelven.
  • Colaboramos con el medio en un compromiso personal entorno al marco regulatorio que impera en una sociedad en vías desarrollo y en constante cambio.
  • Aplicamos la normativa en materias tributarias, utilizando técnicas de auditoría, respetuosos de los aspectos legales y contractuales relacionados con el ejercicio de la profesión.
  • Mantenemos una buena relación con el Gobierno Corporativo de cada empresa y las exigencias del Estado al ejecutar  de buena forma la elaboración de informes financieros y determinación de impuestos hace esencial su labor.

Cuando algunos preguntaron a Jesús si consideraba justo pagar tributo al gobierno, manifestó: “Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios” (Mateo 22:21), como para separar los temas terrenales de los espirituales.   En Contabilidad al César lo que es del César.